XI. libertad frenética

corre, corre tan

fuerte como

puedas.

huyes de ti

mismo son

darte cuenta.

más pintadas.

sillas.

mesas.

todo bajo el

poder.

temen a

un fin

inevitable.

sin ligaduras.

una libertad

frenética con

toques a canela.

respiran sin

cerciorarse.

van de sus

vidas a otras.

límites establecidos

por otros límites.

y cambian,

cambian como

la luna.

chocan en

su memoria.

borra eso.

para.

¡para!

no sirves.

no vales.

deja de

esforzarte.

Anuncios

X. fracturando el ambiente

sonaba la música

como gruñidos.

latían

y las pulsaciones

aumenta porque

no sé, no sé

lo que hacer y los

escalofríos que

boom.

chocan.

boom.

la música

sigue golpeando y

hay tres mecheros distintos

fracturando el ambiente

y otro rollo del

mismo papel.

VIII. un dios entre insectos

un dios entre
insectos.
otra ruptura en
el cuello del jersey.
cae ceniza.
y no son
conscientes.
vais a dejar
de intentarlo
en algún momento,
les dije.
desiste.
mece el cristal.
otra voz.
va a por un
cigarrillo.
que os den.
se creen sueños
de sus vidas.
de su futuro.
de su destino.
pobres ingenuos.
puto ruido de fondo.
clava las uñas
en el alféizar
de la ventana.
sopla el viento.
otro matorral donde
esconder las armas.
se muerde el labio.
si necesitas del
apoyo de otros para
lanzarte a la
vida; desiste:
ni sirves.
me hace falta
un maldito
cuchillo con el
que destripar
historias.
“mantente erquida”.
mientras sigan
necesitando testigos
de sus logros, de
sus hazañas, están
a la merced de esa
soberbia.
inútiles
humanos, os
arrasáis entre
vosotros mismos,
provocando vuestra
propia perdición.
otro portal abierto
donde la gente
entra, se regocija,
critican en
su cara.
actúa.
otra vibración donde
tiemblan las pastillas.
sólo chocan sus
copas,
siguen la
métrica.
“es consonante”.
otro dilema.
porque no existe
absolutamente
nada.
la servilleta con
restos rojos se
deshace en el
agua.
si te tienes que
plantar durante
horas delante de
un papel pensando
qué escribir; desiste:
no sirves.
no pienses.
se levantan astillas.
la piel raspada
que choca contra
la pared.
no son
nada.
se hunde en
tu mirada.
meditando
tanto por miedo
a hacer algo.
sólo la
grandeza. esa
puta grandeza
que crece
entre todos vosotros.
siguen las reglas,
el miedo
-otra vez-
por un rechazo
moral,
social, no algo
equitativo, una
justicia indeseada.
si ves a los otros
avanzar cuando tú
estás estancado;
desiste: no sirves.
no hay nada.
algo demasiado
oscuro y a
la vez marcado
como para
entenderlo.
ladran.
la aguja sobre
la mesa.
no eres
nada.
cae el fuego.
lo enciende.
más tinta negra.
los controlan
a todas horas.
cae su mirada
hacia su zapato
izquierdo.
tres lápices celestes
chocan contra
el mármol.
pues no.
vuelve a inhalar
el gas.

VII. the exchange (parte II)

sólo avanzan.
¿hacia dónde?
un futuro
indiscutible
que, al mismo
tiempo,
no existe.
indeleble.
no controlan,
aunque
sí manipulan.
exploran las
luces de la
mente.
no es una
opción,
es una
alternativa.
no se
autoproclama
uno como
una visión
de sí mismo.
porque no
existe.
una realidad
compaginada
con ese
mapa.
un maldito
desviado.
no hay
por qué
comprender.
no es,
entonces,
una sola
vibración.
“adquiera
habilidades
sobrehumanas,
señor, y conozca
el mundo”.
¿y quién te
asegura tu
posición?
fragmentan.
exigen.
deslizan.
un río por
sus ojos aguados.
qué es lo
verdadero.
un doblaje
acorazado.
no es
visita, es
un virus.
el parásito
que involucra
la mente.
suena falso.
no es un
poder, es un
lugar roto.
el primer
pensamiento es
el mejor.
¿quién eres
tú?
se es afortunado
en la ignorancia.
en el
suplicio.
no es un
morir, sin
florecer.
tampoco
es suyo,
no es una
institución.
finaliza.
libera.
un fraude.
otro toque de
queda. un
límite establecido
sin propósito.
explota esa
amargura.
no tiene
por qué ser
interesante si
es complicado.
otro monólogo
sin importancia.
no es ser lo que
creen que eres.
no estás
definido por esos
parámetros.
un folio en
blanco.
se desvanece.
manchan
el espíritu.
sin orden.
no hay
formalismos.
un incesante
consumo, perdido
en la divulgación
de las penas.
the exchange.

VII. the exchange (parte I)

al compás
de aquella
lejana voz.
forman parte
de quien
tú eres.
o te
destruyen.
transmitían,
bajo las
artificiales luces.
una demencia
atroz.
control.
siguen bailando.
todo se
moldea.
más sobres
sellados.
una tranquilidad
ciertamente
inquietante.
duda avanzar
-como siempre-.
un templo.
se acercaban, intrigados.
no había
perspectiva.
¿y en qué
se basa
la rima?
sólo van
a la sencillez.
una creación
inusual.
al mismo
tiempo,
se cierra
una puerta.
las palabras,
vacías.
sólo es
interesante si
es amplia.
completamente
imposible.
rompe el
patrón.
una repetición
de temas.
aún no
es nada.
fogonazos.
son más
ricos que
dios.
estaba
en la misma
condenada
cola.
todos guardianes
de alguna
prisión.
otro símbolo.
muy sobrecargado.
presencia
las escenas.
no son
suyas.
sólo es
un espectador
más.
no hay
más
destino que
la muerte.
¿y el ímpetu?
justificándose
a uno
mismo.
proclaman
la vulgaridad
de los
sentidos.

VI. Heroes – David Bowie

y estaba loca
por la vida,
y por gritar,
y agitando su
cabeza al son
de la música
avanzaba,
con unas ganas
inoportunas y tremendamente
apresuradas, por
los acordes de
la canción.
esa canción.
esa jodida canción
que animaba a algo
inhumano, que hacía
que su corazón latiera
más rápido,
que le provocaba ganas
de saltar,
que le daba ganas de
reírse en la cara de
esa gente.
“¡estoy viva!”
gritaba.
“¡estoy viva, joder!”
y nadie lo
negaba.
eran ella, los
tentáculos de su
mente y esa
puta guitarra. no
podía evitar gritar
de alegría, de
entusiasmo,
de ese maldito éxtasis que sentía
y que le hacía
alzar los brazos. estaba
ahí, en ese momento,
pisando la
arena, rodeada de
oasis, luchando por
el espíritu.
ese maldito espíritu
que cantaba con
el viento, que disipaba
el sonido.
y entonces podía
ser, por un eterno día,
otro más. simplemente
algo
más.

V. sofisticación importada

el tiempo resplandece.
se fue.
caen las gotas.
bienvenido al
fin del mundo.
sofisticación importada
y cigarillos
domésticos.
su medio actual
es él mismo.
patrones.
rutinas.
sólo un círculo de
autodestrucción.
siempre se
mantiene.
sólo circunstancias.
apunta a su
garganta.
métrica y
rima.
la expresión
inequívoca del
sentimiento.
algún tipo
de
naturaleza.
todo se ralentiza
cuando
deambulas por
las vías.
severa reducción
de los valores
morales.
los verdaderos
están en los
lugares rotos.

IV. ataca. bebe. borra.

otro agujero en la pared.
una nota
sin acabar.
los cristales están
empañados.
la aguja ha vuelto a rayar
el vinilo.
la misma cadena.
una
y otra vez.
más bombillas
rotas.
un goteo constante.
aplauden.
¿por qué aplauden?
es todo un
circo.
las risas
aumentan.
caen en el
cenicero.
y sigue cayendo.
el gas burbujea.
se está bien
por las nubes.
otro corte.
¿por qué no paran?
el fondo de un
pozo.
se marchita.
sedado por el
infierno.
el mechero
cubierto de
más polvo.
sólo está sin
inspiración.
llamas
y más llamas.
la niebla cada
vez más espesa.
elige su camino.
sus valores.
sus acciones.
sólo un simple taxista.
el pañuelo tapa su boca.
ataca.
bebe.
borra.
es un plano moral
muy lejano.
volátil e impulsivo
en la tierra de nadie.
los desvaríos de
una mente
atormentada.

III. y entró en el abismo

la luna le
susurra en
el oído.
“no vayas.”
no para de
avanzar.
continúa
su camino.
su mente es
su senda.
“detente.”
no disminuye
la velocidad.
tampoco la aumenta.
sus pies tocan
la arena.
flotan.
vuelve al agua.
“para.
es suficiente.”
necesitaba más.
y lo notaba.
las yemas de
sus dedos entraban
en el océano.
en el mar vertical.
sólo era una de
muchas paredes.
“no es sólo
una pared.”
siguió susurrando
la luna.
su pelo
ondeaba.
chocaba en
sus ojos.
el arma crujía
en su mano.
comenzó a
temblar.
seguía caminando.
las estrellas
la observaban
desde abajo.
o desde arriba.
era un reflejo
en sí misma.
sus pestañas
no se movían.
sin parpadear.
de la piel
caía rojo.
era otro reflejo.
seguía avanzando.
“quieta.”
no entendía
palabras.
no era consciente.
no observaba.
únicamente
seguía su camino.
“vas a caer
en la tentación.”
brillaba.
y llegó al borde.
el mar ya era
inmenso.
pero era suyo.
sólo había
espuma de
las olas.
acercó la mano.
dio un último
paso.
“has caído.”
y entró en
el abismo.